AAlertas

abandono

El abandono físico es una de las consecuencias más notables que sufre una persona con adicción. Ésta deja de cuidar su aspecto físico, su higiene, su alimentación entre otros cuidados. Su salud pasa a segundo plano con tal de poder seguir consumiendo, parece que poco a apoco su aspecto se vuelve irreconocible debido a la enfermedad.

En la recuperación, el cuidado físico es uno de los principales para dar pie al cuidado emocional y familiar.

daños

En una persona con alcoholismo, entre sus efectos se encuentra que por lo general sus amigos se han alejado, su casa empieza a abandonarse y no está en condiciones de tener un empleo. Es probable que el médico haya sido llamado y que haya comenzado la larga serie de visitas a casas de salud y hospitales.

Él mismo reconoce que no puede beber como las demás personas, pero no sabe por qué. Se aferra a la idea de que encontrará la forma de lograrlo. Puede haber llegado al punto de querer desesperadamente parar de beber y no poder hacerlo.

dinero

“Casi todos los alcohólicos deben dinero a alguien. No nos escondemos de nuestros acreedores. Somos honestos con el hecho de que somos alcohólicos, ellos lo saben, lo creamos o no. Llegamos al mejor arreglo que pudimos con estos individuos y les decimos además que nos arrepentimos de nuestro pasado. El alcohol nos impidió pagar nuestras deudas tiempo atrás. Hay necesidad de ya no tener miedo de nuestros acreedores, poco importa en qué medida debamos comprometernos, porque estamos en peligro de retornar a la bebida si tememos enfrentarlos”.

drogas home

La persona cuya enfermedad de adicción ha avanzado a los máximos niveles casi siempre ha estado internado en una institución tras otra, puede ser violento, y a pesar del daño evidentemente físico, sigue bebiendo a pesar de que éste ponga en riesgo su vida.

Las intervenciones para ofrecer o solicitar ayuda pueden hacerse en cualquier momento, no es necesario esperar a que la persona esté en mayor riesgo para que sea motivada a la recuperación.

fiesta cruda

En la “cruda” no sólo se producen los malestares físicos como náuseas y mareos después de una intoxicación. La “cruda” moral o psicológica es un fenómeno de rebote, es decir después de consumir se agudizan sentimientos como la angustia y tristeza lo que genera la necesidad de volver a beber o consumir. El peligro es que de forma momentánea vuelve a aliviar la angustia, formando así un círculo vicioso. Y desafortunadamente no existe tal cosa como “curarse” la cruda moral; es importante que no ignores estos sentimientos e identifiques la causa real. Pide ayuda ¡no estás solo!

Page 1 of 2